Volver a la portada de este número
Arte y Libertad

Año IX - Número 52

Actualizado a 20/09/2012

Alex Alemany en Galería PIZARRO

Manuela García. Valencia, diciembre´08.

1 2 3

Obra de Alex Alemany

Obra de Alex Alemany

Galería Pizarro, del 13 de diciembre hasta el 10 de enero 2009.

Un breve repaso a la biografía de este pintor nos dice que nació allá por el año 1943 en Gandia, que estudió en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, teniendo como profesores, entre otros, a Francisco Lozano, Enrique Ginesta, Genaro Lahuerta o Felipe M. Garín. Sus ansias de mejorar le llevan en 1965 y 1966 a París para ampliar sus estudios con artistas contemporáneos y en 1968 a Londres. Hasta 1970, viaja y experimenta varias tendencias pictóricas, incidiendo en el abstracto expresionista y abordando muchas tendencias de vanguardia hasta encontrar su propio estilo, cada vez más coherente con su sensibilidad poética. En 1970, pinta las primeras obras de retorno al realismo, intuyendo acertadamente el movimiento asumido y seguido por otros artistas internacionales, bajo el nombre de "Hiperrealismo". Poco a poco crea un inconfundible estilo propio buceando en sus propias sensaciones, sentimientos y conceptos, que desemboca en un hiperrealismo de toques mágicos. Entre 1993 y 2004 fue Presidente del Círculo de Bellas Artes y desde 1998 es Académico de la Real Academia de Cultura Valenciana.

En una entrevista confesaba que ya en los primeros años de su vida dibujaba en los márgenes de los libros de una forma espontánea. Y sobre su inclinación por el mundo femenino se expresaba así: “Las mujeres siempre me han parecido una de las más bellas creaciones. Y mi admiración por la mujer va mucho más allá de las convenciones estéticas. Además, los datos actuales me están dando la razón, porque se está demostrando que las mujeres son mucho más inteligentes que los hombres. O, por lo menos, son mucho más humanas, mucho más capaces para el amor y tienen una serie de virtudes que los hombres no podemos presumir tanto.”

Hablando de otra de sus temáticas preferidas, el retrato, afirmaba que: “desde pequeño, mi tendencia espontánea ha sido retratar a mis compañeros, a mis profesores, mediante la caricatura. No sé bien por qué me atrae mucho más la expresión humana, cualquier gesto... obviamente también pinto paisajes, sobre todo marítimos, porque paso muchas horas mirando el mar. Pero siempre me parece mucho más trascendente la relación con un humano que la pura observación de fenómenos naturales, donde no hay un intercambio mundial entre ellos y yo. La naturaleza va por su parte y yo no puedo hacer más que observarla.”

En el proximo número de Arte y Libertad prometemos realizar un análisis de la actual exposición en la Galería PIZARRO.

(Paréntesis)

En octubre de 2001, Alex Alemany sorprende en el Círculo de Bellas Artes de Valencia con una exposición que rompe de nuevo su línea de los últimos años y a la que él mismo titula “Paréntesis” que acompaña en el catálogo con este texto propio:

Probablemente, la tan ponderada “coherencia” o línea estética y temática, homogénea y conductora en las exposiciones de arte, no sean más que necesidades comerciales o intentos de clasificación de la crítica.

Pero los artistas, por muy coherentes que sean, básicamente son seres neuróticos y errantes.

Permeables a su entorno, no son inmunes a los vaivenes sociales.

Testigos de su tiempo, acusan epidérmicamente los hechos dramáticos que amenazan el idealismo soñador en el que habitualmente gravitan.

Ciertos acontecimientos son como cargas de profundidad que hacen tambalear los cimientos del más firme castillo de evocaciones y utopías.

El estudio de un pintor es como el diván de un psiquiatra, y sus rincones  guardan jirones vitales recogidos en apuntes, dibujos y bocetos que nunca se exponen, pero que completan la identidad humana del autor.

En esta ocasión, excepcionalmente y en contra de toda razón “profesional”, expongo un manojo de caprichos; unos con la angustia por lo injusto, otros con la ironía como defensa.

Unos y otros sin cohesión alguna, como no sea la inestabilidad del temperamento o la sinceridad…

Alex Alemany

Ver comentarios Enviar a un amigo Imprimir